CARACAS, jueves 18 de diciembre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Opinión | 11/02/2012 | 1 Comentarios
La hora de la verdad
La forma como se ha descompuesto la moral del gobierno frente a la continua ofensiva cívica de la MUD llegó al tope con el éxito ya evidente de las primarias, complejísimo proceso resuelto con profesionalismo y elegancia para sorpresa de quienes esperaban que fuera el Waterloo de la oposición. Por el contrario, ha sido un extraordinario anticipo del cambio en ciernes que espera el país
AMÉRICO MARTÍN
Estudiantes
0 1a

1 La raza humana, a la que pertenecen tantos de nuestros políticos, tiende a desenvolverse entre el miedo y el valor, hermanos siameses pero enfrentados, dado que el éxito de uno es el fracaso del otro. El epígrafe de mi artículo de la semana pasada recoge una reflexión apolínea de don Mario Briceño-Iragorry. "El miedo es inconsciente, el valor, reflexivo".

La forma como se ha descompuesto la moral del gobierno frente a la continua ofensiva cívica de la MUD llegó al tope con el éxito ya evidente de las primarias, complejísimo proceso resuelto con profesionalismo y elegancia para sorpresa de quienes esperaban que fuera el Waterloo de la oposición. Por el contrario, ha sido un extraordinario anticipo del cambio en ciernes que espera el país, como se verá este domingo 12 de febrero, hora de la verdad.

Quería decir don Mario que el miedo era una reacción natural frente al peligro inminente. Esas palabras fueron vertidas en 1956 en un artículo titulado "Palabras para consolar a un cobarde", que escribió desde su exilio político. Le preocupaba que los bárbaros métodos de la dictadura militar de Pérez Jiménez pudieran acobardar a una parte de los luchadores democráticos.

Puesto que desde su posición de fuerza no podía confrontar a sus opositores en el plano de las ideas, el dictador confiaba sólo en dos factores: las Fuerzas Armadas y el miedo que sus malhechores pudieran sembrar en la acera opuesta. La ecuación parecía perfecta: el déspota impondría su voluntad hasta el fin de sus días con la fuerza de las bayonetas en concierto con una despiadada represión. El fin último era sumir a la gente en una triple coyunda: miedo, pesimismo y fatalismo.


2 El pasado no se ha tomado el trabajo de pasar para que olvidemos sus enseñanzas. Con diferencias de escenario que no permiten identificar sin más los gobiernos de Pérez Jiménez y Chávez, algunos de los malos designios de aquel reaparecen, bajo formas propias, en éste. En la medida en que retrocede, el gobierno de Chávez se prodiga en exhibiciones militares y paramilitares salpicadas de afirmaciones jactanciosas, con las que trata de convencerse él y convencer al país de lo ilusorio que sería desplazarlo.

Dicho de otra manera: el progresivo fortalecimiento de la oposición unida, rociado de audacias creativas como las primarias, desplaza la fe de la pomposa revolución desde el pueblo hacia las armas. Angustiado por el sereno desarrollo de la estrategia de la MUD trata de conjurarlo con gastados sarcasmos, chistes sin probidad, amenazas estólidas y actos de omnipotencia guerrera en los que no faltan colectivos armados y desalmados.

El 23 de enero de 1958 una insurrección cívico-militar despidió al intimidante personaje con una nítida suela marcada en sus nalgas. ¡Tanto privilegiar a los mandos superiores! ¡Tanto denigrar de los partidos del pasado! ¡Tanto predicar el Nuevo Ideal Nacional, la refundación de la República, el uso acomodaticio de palabras del Libertador! No sirvió de nada. Fue un esfuerzo inútil, una maldad sin objeto, con montañas de perseguidos, torturados y algunos asesinatos.

La blindada dictadura terminó abandonada por el país y por sus amados militares, que en el fondo de sus conciencias no querían ser asociados a métodos que manchaban su uniforme. Amaban su institución, no olvidaban la alta misión que le corresponde a los militares y por eso, después de la farsa electoral de diciembre de 1957, se pusieron del lado del pueblo.

En la Venezuela de hoy la ruta es nítida y está trazada en sus detalles. La MUD se metió de lleno en el mecanismo electoral. Las primarias coronaron logros de alta factura como la unidad, la decisión de postular un solo candidato para las elecciones de octubre y la organización de la MUD.

Construir las primarias era la tarea de las tareas. Se trataba de incorporar al esfuerzo unitario el destinatario de toda política, el pueblo, el soberano. Contra las burlas forzadas del Presidente y sus acólitos y contra la mezcla letal de pesimismo y fatalismo en sectores de la oposición, las primarias salieron adelante cumpliendo rigurosamente su minucioso cronograma. El Presidente había asegurado que no se celebrarían. Al final, repitieron sus leales, la MUD morirá en un secreto consenso.

 3Y bueno, mañana, señores, se cierra el proceso y se abre el futuro. Quien es capaz de gestionar con brillo, transparencia y honestidad unas primarias de esta índole, es capaz de gestionar bien el país. Digo "de esta índole" porque son inéditas. En ninguna parte todas las organizaciones de la disidencia, los movimientos civiles e incluso amigos del gobierno tentados a participar, habían imaginado que fuera posible llevar a cabo una multielección para Presidente, gobernadores y alcaldes, sin que se rompieran las costuras en alguna parte.

Pueden votar todos los inscritos en el Registro Electoral con la absoluta seguridad del secreto. Cientos de aspirantes recorren el país una y otra vez y otra más. Se ha creado una red inmensa, se han hecho conocer los nuevos líderes de la oposición, los militares tienen a la vista el cristalino programa de gobierno que les permitirá volver dignamente a sus funciones originales al servicio del país y no de un César caprichoso o un partido ideológicamente desmadejado. A votar todos este domingo con la vista puesta en el 7 de octubre. Juntos como hermanos en la hora de la verdad.

Notas anteriores en Opinión
María Corina Machado
14/12/2014
La bella y el diablo
El asedio a que ha sido sometida María Corina Machado, el despojo de su diputación y la amenaza de entregarla a los gendarmes, es la usual y malévola maniobra de los autócratas que se sientan sobre bayonetas con el fin de huirle al debate civilizado, o saben de sus limitaciones para asumirlo
José Vicente Rangel
06/12/2014
Calibrando el liderazgo
Dice José Vicente Rangel que en Venezuela no hay fuerza capaz de impulsar la transición. Sin considerar lo que haya en el vientre de ese concepto, descubro en sus palabras que ha pensado más que yo en una posibilidad como esa, de otra manera no anticiparía que solo falta la "fuerza capaz de impulsarla". Es que política, organizativa y electoralmente el gobierno hace aguas, está perdido. No es asunto de encuestas, ni de pérdida de audiencia, tan visible en las pobretonas y fantasmales elecciones convocadas por el PSUV
Maduro-Diosdado
30/11/2014
Hermanas fatídicas
Basta contar los desoladores problemas que en las dos últimas semanas han castigado al gobierno y su partido para registrar un racimo de ardientes conclusiones. El régimen no puede contener la marcha de la crisis general del país, y lo peor: no tiene idea de lo que deba hacer. La reacción "macha", no sirve. Se debilitan la represión militar y policial, el monopolio mediático, la persecución. La impostura de las caras risueñas del presidente y la cúpula son máscaras que no velan su desazón. ¡Y díganme las irrisorias exhibiciones de un poderío que hace rato perdieron!
PSUV
15/11/2014
Destinos escritos
Debatir, discutir diferencias no ha estado nunca en la naturaleza de este desafortunado gobierno, que se hizo del poder exprimiendo el reservorio de recursos de mala índole. No explican, no rectifican, no guardan una constructiva serenidad a ver si dan con la respuesta al enigma, aprovechando el concurso de otras opiniones
Muro
08/11/2014
La doble caída
El muro de Berlín cayó doblemente. Destruida la diabólica estructura de concreto. Destruido el falaz modelo que la mano de acero quiso imponer a hombres y mujeres libres
Crisis
01/11/2014
Jinetes del apocalipsis
Maduro –la angustia pintada en el rostro– compra conciencias en intento infructuoso de detener la marejada. El aumento del sueldo de los militares –¡décimo segunda vez en 15 años!– ha despertado indignación, no contra los uniformados, sino contra el régimen que no hace sino manipular calamidades
TalCual
20/10/2014
Aveledo, Teodoro, Maduro
El diario TalCual se ha convertido en la próxima presa. El régimen quiere imponer un modelo certificadamente inservible acompañándolo de violencia, odio y descalificación contra quienes no guarden silencio frente al oscuro destino del país
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas