CARACAS, miércoles 30 de julio, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
La Nación | 15/10/2012 | 9 Comentarios
¿Por qué perdió?
Expertos aseguraron que uno de los errores de la campaña de Capriles fue pensar que entre más dinero repartía el gobierno, más apoyo iba a tener Chávez. El caso de como manejó el excandidato el tema de la delincuencia, tampoco fue el apropiado al ratificar que "no quería el voto de los malandros"
MARISELA CASTILLO APITZ
Capriles
8 9a

Hay una ley en la vida que dice: "no esperes resultados diferentes si sigues haciendo lo mismo". La oposición aunque creció más de dos millones de votantes en seis años, perdió las elecciones y aún no se consolida como opción de gobierno presidencial, desde que el primer mandatario Hugo Chávez llegó a Miraflores.

¿Cuáles fueron los errores? ¿Qué se debe hacer? ¿Qué hizo falta en la campaña? El analista Ricardo Ríos Rico afirma que aunque hubo múltiples aciertos en medio de un ventajismo desproporcional del Estado que contribuyó a la victoria del Presidente, hay diversos aspectos que el Comando Venezuela debe revisar, "si quiere obtener resultados diferentes".

Es decir: ganar. Una de las principales fallas para Ríos fue el lenguaje y la forma de transmitir las críticas del gobierno nacional a la población. El caso de cómo Henrique Capriles manejó la delincuencia es un ejemplo. "Fue un error que el excandidato dijera que él no quería los votos de los malandros. No pensó que esas personas también tienen madres, hijos, familiares y amigos. Por lo tanto, de un solo golpe ya estás rechazando a una parte de la población", explica. Ríos califica este mensaje como un desacierto "porque lo que menos quiere un preso o sus familiares es más desprecio cuando ya estás sufriendo por esa situación".

Sin embargo, el especialista agrega que deslastrarse de los delincuentes es una decisión correcta, pero no por eso hay que marginarlos, "sino todo lo contrario. Hay que darle el carácter social a este problema". Agrega que lo primero que las madres de los presos recuerdan "es que ante todo son seres humanos y hay que tratarlos como tal. Eso había que entenderlo y formular un mensaje para incluir a esta población".

Otro ejemplo: descalificar a las universidades que ha construido este gobierno. Ríos resalta que aunque a Capriles nunca habló en estos términos, desde otros sectores opositores sí. "Sabemos que las instituciones educativas que se han creado en estos años no tienen la calidad que uno quisiera ni la deseada, pero cuando una madre ve a su hijo graduarse de algunas de ellas es motivo de orgullo, y por lo tanto se siente ofendida cuando desde la oposición se les dice que son unos mediocres o conformistas", asegura. Para el especialista ejemplos como estos hacen no tener conexión con estos estratos socioeconómicos.

FALTA DE MENSAJE
Para el asesor político Farith Fraija otra deficiencia fue no tener "un buen candidato con un mensaje creíble que contrastara con el presidente Chávez. Capriles optó por asumirse como una especie de Chávez en versión mejorada, que no fue creíble hacia el elector. Además el ensamblaje que se hizo no fue el adecuado.

La lectura de su comando de campaña sobre el apoyo popular hacia Chávez se tradujo exclusivamente en una relación clientelar entre ciudadanos y gobernantes con una relación emocional, y obviamente fallaron en la lectura".

A su juicio, no comprendieron que el venezolano y la sociedad cambiaron. "La matriz sociopolítica no es la misma, el venezolano no es el mismo. Fallaron en la lectura del contexto, y estructuraron una campaña equivocada". Es decir, para este especialista desde el Comando Venezuela se entendió que los únicos conectores que hay entre los electores y el presidente Chávez son emocionales y de dependencia económica. "Fallaron en pensar que entre más dinero reparta el Presidente más apoyo va a tener y eso no es así. Aquí las razones de respaldo, luego de 14 años en el poder, son de carácter ideológico y cultural porque Chávez traduce las necesidades de los venezolanos porque viene de ellas".

En cuanto a la denuncia que hace la oposición sobre el abuso de los recursos del Estado a favor de la candidatura del presidente, Fraija agrega que "es una lectura muy parcial de la realidad política, y de las razones por las que Capriles perdió, hasta en el propio estado (Miranda) del cual era gobernador. Siempre existirán estas diferencias cuando uno de los contendores está en el ejercicio del poder", admite.

Respecto a este tema, Ríos advierte que la oposición debe tener especial cuidado cuando se denuncia que el gobierno utilizó sus recursos económicos para movilizar a una cantidad específica de electores "porque esas personas se pueden sentir ofendidas porque los acusan de vendidos y arrastrados que se dejan comprar por pocas sumas de dinero".

Aunque el especialista condena y denuncia que se utilizaron recursos públicos para movilizar "hay que hacerles entender que fueron víctimas de esos abusos y no agredirlos con descalificativos". Ríos recomienda que la oposición "debe construir un lenguaje común: que sale de la convivencia".

YO SÍ, ¿Y QUÉ?
Ríos coincide con Fraija en que Capriles debió asumir sin complejos su condición socioeconómica. "Había que decir yo sí vengo de una familia con dinero, pero aún así me quedo en este país para hacer que ustedes tengan la misma calidad de vida que tuve yo", recomienda. Con esta postura se contrarrestaba el discurso que desde el gobierno se utilizó para desprestigiarlo y hacerlo ver como un "niño rico".

"Con esto se sacaba del debate su condición socioeconómica, pero Capriles se entrampó y no lo hizo. Se dejó culpabilizar. No lo asumió abiertamente", dice. El especialista se pregunta: "al final, ¿cuál es el problema de venir de una familia económicamente estable si la mayoría aspira a vivir bien de forma honrada y decente?".

Fraija explica que lo mejor para Capriles era asumir con honestidad su condición socioeconómica sin complejos. También, "fue un error incluir en el discurso elementos estéticos: yo soy flaco y tu gordo; yo estoy joven y tu viejo. Cuando en la realidad si bien es cierto que el venezolano no es obeso, es rellenito".

INCLUSIÓN
Venezuela es variopinta y por lo tanto en los actos de campaña del Comando Venezuela "hizo falta presencia de todas las razas. Capriles tenía que desmontar el mito que solo los ricos están con él, porque eso es mentira. Así como es falso que la izquierda venezolana está con Chávez". A su juicio, "faltó que se vieran más los adecos, los copeyanos, los campesinos, las mujeres, los trabajadores, los pescadores".

Para Ríos, a la campaña de la Unidad le faltó amplitud tanto social como política. "Capriles tenía que demostrar lo variopinto que era su apoyo en todos los estratos sociales, demostrar que tenía arraigo local". Sin embargo, uno de los aspectos que este especialista rescata es la postura de la no agresión ante los insultos que recibía por parte del presidente Chávez. "El hecho de no responder fue un éxito.

Lo que no hay que ser es clasista y despreciativo. En el posicionamiento en las primarias sirvió no confrontar, pero luego Capriles cambió su técnica y comenzó a atacar el programa de gobierno que presentaba el primer mandatario. Eso fue tan bueno que obligó a Chávez a empezar a prometer que iba a reparar las calles y los huecos que hay". En conclusión, para Ríos la oposición tiene que trabajar en una "mayor comunicación con una Venezuela que requiere una reivindicación de fondo".

 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas