TAL CUAL MARTES 2 DE OCTUBRE DE 2001

DEPORTES

AL GALOPE
El menos destacado

Quién hubiese podido anticiparlo. Entre los jinetes venezolanos que cumplen campaña en Estados Unidos el menos sobresaliente, por ahora, es el controversial Angel Alciro Castillo y eso que no está alternando en uno de los hipódromos exigentes del norte. Un desconocido para la mayoría de los venezolanos, Ramón Alfredo Domínguez, en tiempo récord y a la calladita, está a la cabeza de todos, incluyendo a gringos, boricuas y mexicanos. Según el oficioso colega Iván Roa Frías, tras una breve campaña entre nosotros, pasando casi inadvertido, tras algunos éxitos, hizo sus maletas y se largó para el norte. Este espigado piloto encabeza en este momento las estadísticas a escala nacional. Eibar Coa, por fin se cansó de Florida y esta vez, alternando con los bravos, marcha de octavo, tras Domínguez. Este llevaba hasta la semana pasada 304 triunfos y Coa 212. Javier Castellano se bate en Belmont, donde estaba de sexto, en pos de Jerry Bailey, John Velázquez, Edgar Prado y Richard Magliore. Los restantes se mueven en los hipódromos de Florida, fundamentalmente en Calder. Allí está también o estaba, si se queda en Venezuela, Angel Alciro, quien a pesar de haberse enseriado un poco, le cuesta trabajo introducirse con éxito en el país del Tío Sam. Quizás esté pagando sus travesuras de antaño. Todo es posible.

Sigue la palmera

Pensábamos que la palmera que entorpece la visibilidad de las magníficas nuevas tomas de las carreras de Valencia, sería cambiada de sitio. Pero el viernes confirmamos que nuestro ruego no fue atendido. Alguien me comentó la imposibilidad de arrancarla, por lo que entonces no habrá más remedio que movilizar la cámara. Sería una lástima si tampoco es posible, porque la idea de los camarógrafos del Cabriales es magnífica. Por lo menos hay algo aplaudible en la hípica de Valencia, tan criticada por los aficionados.

Recuerdo de Stillwater

Los sucesivos triunfos del potro Tutmosis, hijo de la yegua de hierro por On Retainer, nos trae a la memoria el detalle de una información, que le diera un veterinario de apellido Fernández a un amigo nuestro, con el que estabamos en un taller mecánico, en la calle Pedroza, en La Florida. El veterinario en cuestión le dijo a mi amigo, la siguiente frase: " Vengo del hipódromo, tras infiltrar a la yegua Stillwater.

mescos@cantv.net

 
Envíele este
artículo a un amigo
Antes de marcar este
artículo presione aquí
Imprima
este artículo


inicio