La ministra de Asuntos Exteriores noruega, Ine Eriksen Søreide, consideró positivo que ambas partes  continúen la negociación propuesta por su país, con el objetivo de conseguir una solución pacífica al conflicto político y que beneficie al pueblo venezolano.

Por tanto, destacó la importancia de que los representantes del chavismo y la oposición "respeten las pautas establecidas para el proceso, y que sean prudentes en sus acciones y declaraciones con el fin de permitir que las negociaciones puedan llegar a resultados".

La canciller noruega también hizo un llamado a "todos aquellos quienes puedan contribuir en este sentido, a que se les dé a las partes el espacio necesario para poder avanzar en un ambiente constructivo".

Los acercamientos para llegar a estas negociaciones, apoyadas también por el grupo Internacional de Contacto de la Unión Europea, iniciaron en el mes de febrero. Los primeros encuentros se realizaron en Oslo, y a partir de junio se mudaron a Barbados.

A mediados de julio, la coalición europea amenazó con aplicar más sanciones contra funcionarios del régimen venezolano de no lograrse un avance en Barbados. Además, instaron a Maduro a detener de inmediato las violaciones de derechos humanos y asuma las recomendaciones planteadas en el informe de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los DDHH, Michelle Bachelet.

En esas reuniones se “ha conversado de todo”, como han dicho varias fuentes a TalCual, aunque el objetivo fundamental es lograr unas elecciones libres y democráticas, con observación internacional, para 2020. Además, se hablaría del cese de la asamblea constituyente, reincorporación del chavismo a la Asamblea Nacional y el levantamiento de sanciones que afectan a la economía.