Recordar ese futuro inesperado, por Tulio Alvarez